Receta de Bundt cake de calabaza


Receta de Bundt cake de calabaza

Receta de Bundt cake de calabaza

LLevo toda la vida haciendo repostería para amigos y familia y hasta que no me he sumergido en el mundo de las galletas decoradas y en general de la repostería creativa, no se me había ocurrido hacer un blog para compartir con otra gente las recetas que voy haciendo. Con la de postres que he hecho al largo de mi vida… y ni una triste foto decente para poder empezar a introducir recetas. ¡Pero bueno, en algún momento hay que comenzar! Así que lo voy a hacer con este Bundt cake de Calabaza .

Esta receta la aprendí en un curso de cocina al que asistí durante algunos meses. Por falta de tiempo (¡para variar últimamente!) no la había podido poner en práctica hasta hoy. Peeeero esto se ha acabado, me he marcado el objetivo (a ver si lo puedo cumplir), de hacer por lo menos un par de recetas al mes. Aunque teniendo en cuenta que estamos iniciando el proyecto de abrir una tienda on-line de galletas decoradas, puede que sea un poco osado decir que podré hacer esto con el poco tiempo que tengo…. pero lo intentaré!

Receta de Bundt cake de calabaza

Tengo que decir que después de hacer esta primera versión con calabaza, hice otra con boniato. La profesora del curso de cocina nos comentó que sin problema podíamos hacer la sustitución, pero la verdad es que, bajo mi punto de vista cambia bastante el sabor y sobretodo pierde la esponjosidad que consigue con la calabaza, queda un bizcocho mucho más denso.

¡Conclusión! ¡Hacedlo directamente de calabaza!

¡Voy a la receta!

INGREDIENTES:

  • 300 gr de harina
  • 215 gr de azúcar moreno
  • 125 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 125 ml de buttermilk*
  • 2 huevos
  • 200 gr de puré de calabaza**
  • 2 cucharaditas de postre de levadura (tipo Royal)
  • 1 /2 cucharadita (de café) de bicarbonato
  • 1 cucharadita (de café) de sal

Las especias:

  • 1 cucharadita (de café) de canela
  • 1 /4 de cucharadita (de café) de clavo molido
  • 1/4 de cucharadita de café de nuez moscada en polvo
  • 1/2 cucharadita (de café) de jengibre en polvo

* En caso de no tener buttermilk, podemos conseguirla mezclando 125 ml de leche con el zumo de 1/2 limón. ¡Esperaremos 10 minutos y listo! Ya tenemos nuestra buttermilk casera. El resultado tiene que ser una mezcla que parecerá leche cortada.

**El puré de calabaza lo podemos preparar de 3 maneras:

  1. Hirviendo la calabaza: Si lo hacemos así, después deberemos escurrir muy bien la calabaza con papel de cocina para que quede la menor proporción de agua posible.
  2. Cociéndola en el microondas: Poniendo la calabaza en el micro envuelta con papel film. Le haremos unos pinchazos al film para que respire. El tiempo es de unos 10-12 minutos por cada 500gr de calabaza. Con esta opción también nos quedará un poco de agua, así que también intentaremos secar el exceso con papel de cocina.
  3. Escalibar la calabaza en el horno: La envolveremos con papel de plata y la dejaremos hasta que veamos que está cocida.

ELABORACIÓN

Primero tamizaremos la harina para que no nos quede un bizcocho con grumitos.

Cuando ya la tengamos tamizada, incorporaremos todas las especias, el bicarbonato y la levadura y las mezclaremos bien para que la harina quede bien impregnada del aroma de las especias y reservamos.

En otro bol, batiremos la mantequilla junto con el azúcar moreno y cuando esté todo bien integrado añadiremos uno por uno los huevos, no incorporaremos el segundo huevo hasta que el primero no esté bien integrado.

Incorporaremos los ingredientes secos (harina aromatizada) y la buttermilk alternando ambos, añadiendo la harina en 3 veces y la buttermilk en 2 (empezaremos y terminaremos con la harina aromatizada). Por último, añadiremos el puré de calabaza.

Con un pincel embadurnaremos con un poquito de mantequilla derretida un molde de bundt e incorporaremos la mezcla.

Encenderemos el horno a 200ºC unos 10 minutos antes de incorporar el molde con la mezcla. Lo pondremos con calor abajo y ventilador, o calor arriba y abajo en caso de no tener la opción del ventilador. Cuando el horno haya alcanzado esta temperatura, meteremos el molde dentro y bajaremos la temperatura a 180ºC.

El tiempo es de unos 45 minutos, pero como cada horno es un mundo iremos pinchando con un palillo y cuando salga completamente seco, sabremos que ya está listo, lo dejamos enfriar antes de desmoldarlo.

¡Y ya tenemos nuestro Bundt de calabaza! Está riquísimo y es genial para estas fechas!

Hay 1 comentario

Add yours